Project Description

KISS INUNDÓ MADRID DEL MEJOR ROCK AND ROLL

Kiss, una de las bandas más grandes del hard rock, volvieron a Madrid el pasado 8 de julio acompañados de nada menos que de una de las leyendas del metal que en este 2018 celebra su treinta y cinco aniversario, Megadeth. Brillo, maquillaje, fuego, explosiones, sangre, glamour… Un despliegue de medios que conquistó el WiZink Center de Madrid en una noche donde el espectáculo y sobre todo el rock and roll fueron los claros protagonistas.

La banda estadounidense irrumpió en el escenario del Wizink Center con la batería suspendida a cinco metros del suelo y no pararon de sorprender a los presentes con un auténtico espectáculo, donde dejaron claro una vez más que para ellos no pasa el tiempo.

RocknRock, productora del concierto, confió en Fluge Audiovisuales el suministro del equipo de iluminación, sonido y video.

El sistema de P.A estuvo formado por 30 Adamson E-15, 6 Adamson S-10 y 12 Adamson E-219. El Downfill por 8 Adamson Point12, el Sidefill por 12 Meyersound Melodie y 4 Meyersound 650-P. En el control de FOH se contó con una mesa Yamaha CL5. 

En cuanto a la iluminación se proveyeron estructuras para rigging Eurotruss y un equipo formado por 32 Vari*lite VL3500, 21 Clay Paky Mythos 2, 6 Robert Juliat Aramis 2500 y 26 Clay Paky A.Leda B-Eye K10. Respecto a los efectos de iluminación se utilizaron 24 Martin Atomic 3000, 16 Blinder de 4 lites, 10 Blinder de 8 lites, entre otros. Todo estuvo controlado mediante una mesa Grand MA2.

Por último, el equipamiento de vídeo estuvo compuesto por una pantalla led de 12 x 5,5 metros y 6,25 mm, 2 pantallas de 6 x 3,5 metros y 4,81 mm y 2 sistemas Barco Folsom Image Pro II.

Suscríbete
SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE Y
RECIBE NUESTRAS FAMOSAS NEWSLETTERS

Recibe las últimas noticias y trabajos realizados por Fluge Audiovisuales antes que nadie

Project Details

Categories:

Suscríbete
SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE Y
RECIBE NUESTRAS FAMOSAS NEWSLETTERS

Recibe las últimas noticias y trabajos realizados por Fluge Audiovisuales antes que nadie