Project Description

DREAMBEACH 2018, 150 HORAS DE LA MEJOR MÚSICA ELECTRÓNICA INVADEN VILLARICOS

Uno de los festivales de música electrónica más multitudinarios de España, la cita veraniega por excelencia en Andalucía, tuvo lugar del 8 al 12 de agosto en el recinto de Palomares – Villaricos en Cuevas de Almazora.

Con 500.000 metros cuadrados de superficie, la sexta edición del Dreambeach cerró cinco intensos días de música y diversión con 155.000 asistentes procedentes de todos los rincones del mundo.

Axwell / Ingrosso, Martin Garrix, The Martinez Brothers, Paco Osuna, Wally López, Mala Rodríguez y SFDK fueron algunos de los artistas que hicieron disfrutar a los miles de asistentes con una puesta en escena innovadora y el mejor ambiente festivo y playero de la costa almeriense.

Beat Sound Audio, productora del festival, confió en Fluge Audiovisuales para el suministro de iluminación, sonido y video del escenario principal “Brugal Stage”.

El escenario “ Brugal Stage ” se compuso de un sistema de P.A formado por 32 d&b J8, 8 d&b J12, 48 d&b J-Sub, 16 d&b SL-Sub y 55 d&b D-80, además de 12 d&b J8 para frontfill. El control FOH contó con una mesa Digico SD10 y una mesa Digico Sdrack. El equipo de iluminación se compuso de 2 Robert Juliat Aramis 2500, 66 Robe Megapointe y 54 Robe Spiider Led Wash, además de 316 VDO Sceptron 10 para los efectos. Todo ello controlado por 2 Sistemas Fibra Luminex Gigacore y 2 Grand MA2 Full Size. Para el rigging de este escenario se utilizaron estructuras Supermegatruss. El video estuvo formado por 4 pantallas led curvas de 2 x 12 m de 4.8 mm de resolución, 8 pantallas Gloshine de 6 x 2 m de 6.94 mm de resolución y un sistema Barco E2.

Suscríbete
SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE Y
RECIBE NUESTRAS FAMOSAS NEWSLETTERS

Recibe las últimas noticias y trabajos realizados por Fluge Audiovisuales antes que nadie

Project Details

Categories:

Suscríbete
SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE Y
RECIBE NUESTRAS FAMOSAS NEWSLETTERS

Recibe las últimas noticias y trabajos realizados por Fluge Audiovisuales antes que nadie