Con nueve ediciones a las espaldas y un nuevo récord de asistencia, el Donostia Festibala ha encontrado su propia seña de identidad: la música urbana. En su anterior edición ya inició la transición hacia dichas sonoridades, pero ha sido en esta última cuando ha afianzado su apuesta avalada por sus más de 18.000 personas que disfrutaron de artistas como Ayax y Prok, Natos y Waor o Mala Rodríguez. 

El hipódromo de la ciudad se convirtió así en una fiesta musical durante sus dos jornadas de duración (18 y 19 de septiembre) con una treintena de actuaciones que congregaron, en su mayoría, a un público de perfil juvenil. Y, si bien el rap y sus variantes fueron las protagonistas, el cartel equilibró su propuesta con las actuaciones de La Pegatina, Carolina Durante o los rockeros Gatibu.

ABS-Fluge Euskadi y Fluge Audiovisuales proveyeron el equipo de sonido, iluminación y personal técnico audiovisual de los tres escenarios del festival (Keler, Donostia y Dabadaba)  gracias a la confianza de Last Tour, su productora.