El pasado viernes 29 de julio, Iron Maiden convirtió el Estadi Olímpic de Barcelona en una opera metal con influencias niponas que hizo vibrar a los más de 50.000 asistentes allí reunidos. Retrasado un año por la alerta sanitaria, los británicos aterrizaron para ofrecer un espectáculo sin igual con una puesta en escena abrumadora dentro de su Legacy of the Beast Tour. Todo un acontecimiento que hizo las delicias de sus seguidores más incondicionales. 

Liderados por Steve Harris y Bruce Dickinson, tras más de cuatro décadas de trayectoria, Iron Maiden se encuentra en plenitud de forma a tenor de su sorprendente último álbum de estudio y su desmesurado talento musical. Este último tour tiene como objetivo presentar las canciones de Senjutsu, publicado en 2021, y que tan buenas criticas ha recibido. Sin olvidar, como no puede ser de otra manera, sus grandes éxitos convertidos en himnos metal como Fear of the Dark o The Number of the Beast.

 

Gracias a la confianza de Raw Rock, productora del espectáculo, Fluge Audiovisuales se encargó de suministrar el equipamiento de vídeo. Entre el equipamiento suministrado cabe destacar una pantalla LED de 6 x 4 metros y dos pantallas LED de 8 x 5 metros. Ambas con 6,94 mm de pitch. Además, se contó con un sistema de control de vídeo Barco Folsom Image Pro.