En marzo del año pasado, después de que se decretase la alerta sanitaria, la Fira de Barcelona habilitó dos pabellones en sus instalaciones con capacidad para 500 personas con el fin de acoger a todas aquellas personas sin hogar.

Durante el último año estos dos pabellones han estado activos hasta que el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido trasladar la infraestructura instalada en un momento de emergencia a tres hoteles ubicados en Gràcia, Sant Martí y Sarrià, con los que ha alcanzado un acuerdo.

Fluge Barcelona suministró a estos dos pabellones el equipamiento de sonorización que formó parte de la megafonía, adecuada a todo el espacio y su correcto funcionamiento.