El Helipuerto de las Torres Picasso de Madrid, a 157 metros de altura, fue el impresionante escenario elegido por Pablo Alborán para presentar mundialmente su nuevo disco “Vertigo”. Durante 25 minutos y un programa de seis canciones extraídas de su nuevo trabajo de estudio, el artista malagueño se subió al rascacielos de Azca junto a su banda para ofrecer un regalo inimaginable a todos sus fans.

Con una producción repleta de retos y un despliegue técnico a la altura, llena de dificultades dada la localización, la expectación fue máxima. El evento se convirtió en todo un éxito, reuniendo a cientos de miles de seguidores en el streaming emitido el pasado 9 de diciembre en las cuentas de Facebook, Instagram y Youtube del artista. Este showcase roza a día de hoy el medio millón de visualizaciones, destacando la calidad musical del mismo y sus impresionantes planos aéreos.

Gracias a la confianza de Newiscom, productora del evento, Fluge Audiovisuales se encargó de suministrar el equipamiento de iluminación, sonido y realización. Además, se contó con un equipo técnico de envergadura, que tuvo a Iñaki Irastorza como diseñador de iluminación.